twitter patatas a la carta facebook patatas a la carta google+ patatas a la carta


La patata, fuente de salud


Son numerosas y diversas las propiedades nutricionales de la patata y sus beneficios para una dieta equilibrada.
Es un producto fresco, hortaliza y feculento a la vez, con pocos lípidos y una interesante composición de glúcidos complejos.
La patata contribuye a una reducción del consumo medio de los lípidos totales (cocida al natural, sin materia grasa) y de los azúcares simples.
Al mismo tiempo su consumo permite aumentar los niveles de fibra, vitaminas y minerales.
Rica en sabores para todos los gustos, la patata es un producto saludable y placentero.

2% de fibras

2% de proteínas

< 2% de vitaminas y minerales

16% de almidón

78% de agua (de media)

Y un pequeño porcentaje 0,3% de materias grasas, convirtiéndolo en un alimento poco calórico.



Según las variedades, la patata contiene entre un 15 y un 19% de glúcidos complejos, lo que le confiere cualidades nutricionales de un feculento.

Esos azúcares complejos liberan su energía lentamente, contrariamente a los azúcares simples, favorecen la saciedad y evitan los pequeños antojos.

El contenido en fibra (2gr por cada 100gr) de la patata facilita el tránsito intestinal. Consumiéndola cocida (con agua) y con piel, puede representar el 18% de las necesidades diarias de fibra por cada 250grs.

La patata contiene una veintena de minerales: potasio, magnesio, fósforo…; por ejemplo, 250 grs de patatas aportan el 56% de las necesidades de potasio.

La patata es por tanto un alimento ideal para las ditas reducidas en lípidos. No obstante, pierde interés si se cocina con exceso de materias grasas. La fritura, por ejemplo, multiplica por 3,4 el valor energético de una patata cocida con agua.

La patata también es ideal para dietas sin gluten, desde los entrantes hasta los postres, ya que puede sustituir las harinas de los pasteles (en fécula o en puré).

 
Dinos tu peso en kg.
Dinos tu Altura en cm
*IMC Índice de masa corporal